+56 2 2499 7100 Línea directa de servicio
Formulario de contacto
Boletín de noticias
electromovilidad en faenas mineras
07-12-20 09:15

Electromovilidad en faenas mineras

Impulsado por el avance hacia la sostenibilidad, el desarrollo de tecnologías de Electromovilidad ha traído consigo un crecimiento de la utilización de tecnología de iones de litio. 

Impulsado por el avance hacia la sostenibilidad, el desarrollo de tecnologías de Electromovilidad ha traído consigo un crecimiento de la utilización de tecnología de iones de litio. A estas alturas este no es un concepto nuevo, las baterías de iones de litio comenzaron a ser comercializadas en los años 90 y hoy en día están presentes en la mayoría de los dispositivos electrónicos masivos con baterías recargables. Sin embargo, su utilización en equipamientos de mayores dimensiones como vehículos de movimiento de carga recién comienzan a revolucionar el mercado de las grúas horquilla eléctricas hace diez años.

El cambio de tecnología en los equipos de movimiento de carga se ha hecho especialmente relevante para la industria. Esto se debe a los distintos beneficios que tiene asociados: no emiten gases tóxicos, su consumo energético se reduce en hasta un 20% en comparación con sus contrapartes de ácido plomo y sus tiempos de cargas son acotados, permitiendo que los equipos se encuentren detenidos por menos tiempo lo que aumenta la eficiencia y rendimiento de las operaciones. Estas características son algunas de las razones por las que el uso de las baterías de iones de litio crece exponencialmente a nivel global.

En Chile, la empresa alemana con base en Hamburgo, Jungheinrich, se encuentra impulsando el uso de equipos de movimiento de carga con tecnología de iones de litio especialmente en operaciones que tradicionalmente han utilizado grúas alimentadas por combustibles fósiles.En una operación con equipos que funcionan a combustión y, por lo tanto, son alimentados con combustibles fósiles, el material particulado de ese proceso afecta directamente a las personas ya sea a través de la contaminación que genera al medio ambiente o a través de la exposición constante, como la que podrían sufrir operarios. Por este motivo estos equipos no son aptos para ser utilizados en interiores u operaciones en las que productos pueden verse afectados por esta contaminación. Por otra parte, en el rango eléctrico también se pueden encontrar los equipos con baterías de ácido-plomo que tienen un menor impacto ambiental pero cuyo proceso de carga genera gases tóxicos, por lo que requieren una infraestructura adecuada para impedir la concentración de gases y evitar inflamabilidad y riesgos de explosión.

Durante el año 2019, uno de los mayores productores de litio a nivel global, reemplazó parte de su flota de equipos por tecnología Li-ion de Jungheinrich en nuestro país. La minera se vio motivada en base al cambio cultural que se está viviendo en la industria y su evaluación radicó en la reducción de la huella de carbono de la operación, ya que este beneficio impacta de manera directa a todos los stakeholders relacionados.

Estos equipos están siendo utilizados en distintas operaciones, algunas al interior de bodegas y centros logísticos donde las principales tareas son de almacenamiento, y el resto en plantas de producción de yodo y talleres de mantención. Los equipos en funcionamiento están sellados para sobrellevar las condiciones de trabajo bajo un ambiente de alta polución.

En Jungheinrich destacan una premisa que para ellos es fundamental, “La tecnología de iones de litio tiene muchísimas ventajas técnicas y operacionales, pero su impacto más importante es a nivel cultural y medioambiental. La Electromovilidad es un pilar central de Jungheinrich e influye directamente en cómo enfrentamos el diseño de nuestros equipos y soluciones intralogísticas, en base a una constante búsqueda de mejorar la eficiencia energética para reducir la huella de carbono de los procesos. Hoy más del 40% de las máquinas que comercializamos en Jungheinrich Chile corresponden a tecnología de iones de litio, y cada uno de estos proyectos responden a clientes que comparten nuestra misma visión y responsabilidad de ser una parte activa del cambio,” concluyó Silke Herrera, Gerenta General de Jungheinrich Chile.

¿Tiene preguntas?